No cambies el punto

IMG_1949

“No cambies por un signo de pregunta dónde hay un punto”, me dijo alguien hace un tiempo atrás. Las pérdidas nos revelan, nos cuesta aceptarlas porque marcan un final. Una y otra vez nos hacemos miles de preguntas. Queremos cambiar el punto, pero lo cierto es que algo se terminó: tu matrimonio, tu trabajo de toda la vida, tu juventud, tu salud, la vida de alguien que amas, o quizás… tus hijos crecieron y volaron del nido… y quisieras hacer lo imposible por volver el tiempo atrás… pero no puedes cambiar lo que pasó, no puedes… Sientes que se te deslizaron de las manos y lo que es peor, no te diste cuenta … Piensas ¿cómo pudo pasarme eso?

Es la muerte de lo que pudo ser y no fue. Es la muerte de los sueños, de los proyectos juntos, de la película que te hiciste en tu mente de una realidad que ya no es posible. Esa persona que amabas se fue, cualquiera sea la manera, y con ella se fue parte de ti. Y entonces lloras porque no solo perdiste a alguien, perdiste mucho mas…

Necesitas aceptar el punto final. Es simple, pero a la vez, ¡qué difícil es! En aquellas pérdidas que se dieron de un día para otro, tiendes a despertarte y pensar que tiene que haber sido “un mal sueño”, pero sabes que todo ha cambiado, y que cuanto mas pronto aceptes tu realidad, mas fácil te será seguir, pero por alguna razón, como un vehículo atascado en el lodo, aunque aprietas el acelerador, no avanzas. Y cuanto mas aceleras… mas te hundes… necesitas cambiar de estrategia y buscar ayuda. Poner algo firme debajo de tu rueda que te ayude a salir, o en el peor de los casos necesitarás de una grúa que sea fuerte y esté en terreno firme.

De una u otra manera necesitas algo o mas bien Alguien seguro en quien puedas apoyarte, cuando sientes que te estás deslizando. Dios puede sacarte de ese pozo y poner tus pies sobre una roca, en donde no peligres volver a caer. Luego pone en tus labios una canción nueva, esa que sale de un corazón rescatado y agradecido, que inspirará a otros a confiar en Él.

Puse en el Señor toda mi esperanza;
    él se inclinó hacia mí y escuchó mi clamor.
Me sacó de la fosa de la muerte,
    del lodo y del pantano;
puso mis pies sobre una roca,
    y me plantó en terreno firme.
Puso en mis labios un cántico nuevo,
    un himno de alabanza a nuestro Dios.
Al ver esto, muchos tuvieron miedo
    y pusieron su confianza en el Señor.
Salmo 30:1-3

Deja que Dios cambie tu oración por la Suya…

3 Comments

  1. Ximena el marzo 16, 2021 a las 3:58 pm

    Los tiempos de Dios son mejores … y a veces siempre pone puntos finales para que esto suceda, me cuesta entender esto uno siempre se quiere quedar en su zona de confort asi esto también implique seguir soportando el dolor , no vemos que más allá … no queremos ver más allá porque uno se acostumbra.
    Pero leyendo este vlog me hizo entender que tengo que salir de donde estoy estancada en ese lodo pero no será por mis fuerzas si no por la Fuerza y gracia de Dios . Gracias Pastora

  2. Bianca palma el marzo 16, 2021 a las 6:40 pm

    Que hermosas palabras y cuanta verdad tiene,muchas gracias por inspirarnos .

  3. Gishel Ortiz el marzo 16, 2021 a las 6:58 pm

    Hermosa reflexión, cuanto nos cuesta poner el punto final a aquellas situaciones donde creemos que pudimos dar mas; sin darnos cuenta solo nos hacemos daño. Que bueno saber o aun mejor tener la certeza de que Dios nos sacara de esas situaciones. Gracias Liliana

Deja un comentario