Pascua es resurrección

Empty-Tomb-2013

Hoy es el día mas importante para los cristianos en el mundo porque celebramos la Pascua. La palabra “pascua” ó “pesaj” significa “pasar por alto”. Su origen tiene que ver con que Dios les mandó a los judíos que pintaran los marcos de sus puertas con la sangre de un cordero, que necesitaba sacrificar cada padre de familia, para que el ángel de la muerte los “pasara por alto”. Esa marca los salvaría de que sus primogénitos murieran en aquel día en Egipto. Egipto los había agobiado durante siglos, poniendo pesadas cargas sobre ellos. Y Dios había escuchado el clamor de Su pueblo y decidió intervenir. Eso traería su liberación. Inmediatamente el faraón decidió dejarlos libres de su esclavitud. Pero la libertad que Dios tenía pensado para su pueblo era mucho mayor.
Dios se hizo hombre en Jesús y tomó el lugar de ese cordero sin defecto, puro, sin resistencia para ser sacrificado. Dios Padre sacrificó a Su Hijo para salvarnos a ti y a mi. Si, lo que lees… Pero su muerte en la cruz no fue el final, sino el comienzo de un nuevo tiempo. Su sangre hizo que Dios “pasara por alto” nuestros pecados… ¡Su muerte nos trajo vida! ¡Su muerte nos trajo perdón! ¡En su muerte fuimos reconciliados con Dios! Y al tercer día, tal como lo había profetizado: Cristo resucitó, ¡se levantó de los muertos! ¡La muerte no pudo retenerlo!
La pascua ahora equivale a resurrección, y eso nos habla de nueva vida, de nuevo comienzo, de nuevas oportunidades. Cuando Cristo resucitó no lo hizo con el mismo cuerpo, sino con uno que no tenía los límites del anterior. Él podía atravesar paredes y aparecer en medio de sus discípulos en una habitación cerrada, sin necesidad de que le abrieran la puerta.
Cuando entendemos y experimentamos el poder de la resurrección de Cristo en nuestras vidas somos empujados a vaciar nuestros corazones de «cosas que nos traen muerte» y a vivir ya libres de la esclavitud que producía el pecado en nuestras vidas, libres del dolor, libres de la amargura, libres del temor… ¡Libres de los límites mentales que nuestro pasado nos había impuesto!
Hoy mas que nunca, en medio de la pandemia del corona y de la pandemia del temor, Dios nos vuelve a decir que Él ha resucitado, que ¡Él vive! Y que hay nueva vida, nuevas oportunidades dispuestas para aquellos que se animan a creer en Él y entonces experimentan ese nuevo comienzo! ¡La vida y no la muerte, se despliega ante nosotros!
¡Su muerte nos dio vida! ¡Hoy somos empujados a vivir en el poder de la resurrección y de la libertad que ello produce!

Deja un comentario