Saldrás de esta…

Flor en el asfalto

Estoy mejor. O al menos me esfuerzo cada día en estarlo. No es fácil, ¿sabes? Aún hay días en donde me siento triste… pero estoy mejor. Dios, mi familia, la iglesia y las nuevas metas que me tracé son responsables de ello. Dios es Quien cada día me da las fuerzas y el ánimo que necesito. Me hace ver que son nuevas sus misericordias cada día… Su inexplicable paz me traspasa. Definitivamente la FE en Dios ha sido crucial en este tiempo para mi. Mi familia es mi soporte, quien me conoce y puede detectar cuando mis silencios no son simples silencios, ó ver si mi mirada está apagada o vivaz… ya que soy muy buena enmascarando lo que siento. La comunidad de Fe de la iglesia se ha convertido en los brazos palpables de Dios. Ellos me dan ánimo, me llenan de afecto y a la vez siento que soy un testimonio viviente de lo que Dios puede hacer con una persona en tiempos muy difíciles. Por otro lado, las metas que me he trazado en este tiempo son mi motor para seguir avanzando. Ellas abarcan desde lo físico hasta lo emocional y espiritual. Desde lo que podrías llamar «superficial» hasta lo «profundo». Me anima ver que voy dando pasos en esa dirección .

Hace unos días salí a trotar con mi cachorra Bella. Te confieso que nunca me ha gustado hacer ejercicio. Yo era la «nerd» (estudiosa de mi clase) que se llevaba un libro para estudiar durante las clases de gimnasia durante mi secundario… Pero bueno, ¡retomando! Camino, troto, camino, troto… ya que no tengo mucha resistencia, pero he descubierto, que es mas fácil mantenerse en ritmo cuando la meta no es tan lejana y la tengo en la mira. Asi es en la vida… empieza trazándote metas cortas. Cuando las alcances, ponte una meta mas ambiciosa. Divide tu «gran objetivo» en pasos. Ten en la mira lo que quieres lograr. Quizás sea «estar mejor este día». Quizás sea no llorar. Quizás sea terminar ese capítulo que comenzaste…

He aprendido a tener paciencia con los «días malos», porque se que luego de descansar (no hay nada mejor para tus emociones que dormir bien) veré las cosas de una manera distinta. Asique los paso sabiendo que el día de mañana, o en unos días más, estaré mejor… estoy aprendiendo a vivir con mi nueva realidad. He buscado ayuda profesional que me ha guiado a ver mi realidad con un nuevo enfoque. No es malo aceptar que uno no es «una súper mujer», muy por el contrario, creo que es de sabios pedir ayuda a tiempo.

También he empezado a comer saludable, en eso también tengo una ayuda profesional, con quien intercambio su conocimiento sobre nutrición por el mío (bíblico) e intento moverme un poco. Eso me ha permitido bajar las libras que había acumulado en este tiempo. El verme mejor me alienta. Pensarás ¿cómo puede pensar en algo tan superficial? Te contestaré con otra pregunta: ¿sabes que a las personas que pasan por quimioterapia les enseñan a maquillarse y a arreglarse para mejorar su ánimo? Eso no cambia su realidad interna, pero les da nuevas fuerzas para alcanzar su meta: «sobrevivir«…

Y por último me esfuerzo en estudiar inglés. ¿Te dije que era nerd, no? Pues no he dejado de serlo… me sigue gustando estudiar, sacar buenas notas. Para mi el estudio es un «recreo», disfruto hacerlo, aprender, avanzar. Nunca es tarde para aprender. ¿Qué es lo que te gusta hacer? ¡Emprende algo nuevo, anótate en eso que siempre soñaste! ¡Haz eso que siempre quisiste hacer! No estoy apurada, disfruto cada clase. Disfruto el camino hacia mi meta. Te cuento un secreto, me queda algo pendiente por alcanzar ya que siempre soñé con ser escritora. Desde mi adolescencia ¡quién sabe! en algún momento complete estos borradores de estos artículos con otros mas, y ya con menos dolor, desde otro lugar (emocionalmente hablando) pueda terminar de escribir mi primer libro (¡espero que haya muchos mas!) y animar a otros a elegir por la vida en medio de grandes pérdidas…

Hace muchos años atrás un matrimonio vino a pedir oración a la iglesia porque no podían tener un bebé. Mi esposo oró por ellos. Él empezó a sentir una fragancia muy rica y buscó de dónde provenía. Descubrió que brotaba de una planta casi seca que había florecido y estaba en una maceta descuidada. Es que Dios puede hacerte florecer aún cuando no están dadas las condiciones porque para Dios ¡no hay nada imposible!¡Ah! Me olvidaba decirte, la pareja concibió una hermosa niña que al día de hoy ya tiene cerca de ocho años…

¿Se puede estar mejor? Si, se puede… necesitas empezar a creerlo. Y dar pasos en esa dirección. En lo personal, aunque el dolor se que seguirá siendo parte de mi vida, así como las lágrimas y su recuerdo, se que algún día las heridas empezarán a cicatrizar, y como dice un excelente autor en uno de sus libros:

“Saldrás de esta. No será sin dolor. No será de un día para otro. Pero Dios usará este lío para bien. Mientras tanto, mantén la calma y no hagas ninguna tontería. No te desesperes. Con la ayuda de Dios, saldrás de esta».”

Max Lucado. “Saldrás de esta.”

Saldremos de esta… con la ayuda de Dios… pero Él no hará lo que nos toca hacer a ti y a mi, por ello: levantémonos, pongámonos sobre nuestros pies y caminemos… es tiempo…

3 Comments

  1. Gloria Bermudez el abril 1, 2020 a las 5:29 pm

    Hermoso escrito. Con la ayuda de Dios todo es posible. lo mas importante, y lo mas dificil tambien, es tenerse paciencia a si mismo, pero hay que seguir buscando en nuestro YO interior nuestra esencia.
    Dios la bendiga!

  2. Estefania girelli el junio 6, 2021 a las 2:26 pm

    Wow que belleza hoy me levante un poco desanimada pero cuando estoy así siempre se que es bueno rodearse de gente de fe entonces casi por inercia busque tu Instagram lo que me llevo aquí y como en Dios nada es casual, el sabia que debería hoy leer esto, también amo a escribir y justamente hoy estaba algo triste por mi búsqueda por ser mama, llevamos ya 7 años en eso con mi esposo y justo este escrito habla entre tantas cosas hermosas de eso, también decidí leerlo porque tengo un escrito muy parecido casi con la misma foto y en resumidas palabras yo decía ahí que Dios puede dar vida donde habia muerte era una bella flor brotando de entre hojas secas, es lo que el hizo conmigo, literal que me rescato de la muerte, fue a mi encuentro en esa cama de hospital cuando los médicos decían que yo ha no viviría al quitarme en respirador ahí estaba Dios rodeandome con su amor y diciendo si que vivirá y será por un propósito que tengo para ella y hoy ya hacen 6 años de que volví a nacer literal porque mi vida sin Cristo no era vida, en fin no me conoces yo tampoco vivo en Argentina estamos muy lejos pero hoy en este escrito sentí el amor de Dios abrazandome a través de tus palabras, te bendigo bella mujer, un calido abrazo

    • lilyfattore el junio 7, 2021 a las 6:51 pm

      Me alegra muchísimo saber que lo que escribí Dios lo usó para renovar tu esperanza y tu ánimo! Dios está trabajando en lo que esperas! Confía en Dios!

Deja un comentario